¿Sabían ustedes que cosa que la Peccata anuncia en su cuenta de redes sociales, cosa que fácilmente se vende en una tienda? ¿O que bikini que se pone Gabi Desangles, bikini que se vende? ¿O que oferta que Techy dice “Esto lo tiene Jumbo”, producto que se acaba ese mismo día? ¿O video que sube El Panda que Anda, video que se comparte entre miles de grupos de WhatsApp por minuto? Eso se debe a que ellos han cultivado una relación de honestidad, de transparencia y de conversación con sus seguidores. En otras palabras: quienes los siguen confían en su palabra, y se sienten a gusto dialogando directamente con ellos a través de los comentarios.

Les dan la mano y le han cogido el brazo entero, de la forma menos humana posible

Pero eso es un arma de doble filo: muchos influenciadores han decidido no mostrarse como una persona perfecta, sino como un ser humano en constante aprendizaje, con unos días buenos y otros malos. ¿Y saben lo que han hecho algunos? Les dan la mano y le han cogido el brazo entero, de la forma menos humana posible. ¿A qué me refiero? Solamente miren esta captura de un comentario que le dejaron a María Conchita en su cuenta de Instagram.

Yo me pregunto: ¿Qué cree esa persona que va a ganar con eso? Muchas veces, a los influenciadores se les castiga por haberse librado de los complejos que los demás cargan encima. Esa gente acomplejada entonces quiere pisotear al otro, para avergonzarlo hasta el punto de que él o ella siga pintando dentro del contorno.

¿Y saben qué es lo peor? Que haciendo eso ellos mismos se clavan el cuchillo. Ese contorno no es real. Quizás esa persona que piensa que solo las mujeres con cierto tipo de cuerpo pueden ponerse cierto tipo de ropa o accesorios tiene esa percepción porque una parte privilegiada de la sociedad lo dictó así, y ella lo internalizó como si fuera cierto. Ella no entiende que existen personas que están retando esos estándares a diario, haciendo que los límites de lo aspiracional se expandan cada vez más, para que cada vez más personas puedan entrar. No hay solo un estándar de belleza, de inteligencia, de carisma. Si algo ha logrado Instagram es demostrarnos a todos que hay más de un tipo de voz que vale la pena escuchar —y es muy posible que voces como la nuestra estén dentro de esa tómbola, brindándonos la oportunidad de que nosotros mismos y la sociedad nos valoremos mejor—.

Pero para que vean como son las cosas: ni alguien con una figura convencionalmente aceptada se salva del teclado de los odiantes. Cuando le comenté a Gabi Desangles sobre el tema de esta Maenada, me envió esta captura de pantalla, con personas criticándola por un atuendo que llevaba. Le estaban reclamando por supuestamente vestirse de forma vulgar.

O cuando Techy Fatule compartió su historia sobre la ansiedad que le causaba el yoyo de las dietas, y cómo logró estar en paz con su peso al hacer las paces con la comida, muchos comenzaron a atacarla diciéndole que en realidad se había hecho una cirugía para deshacerse de la grasa.

Miren: muchas marcas no entienden que el trabajo de un influenciador no es solo promover un producto o un estilo de vida, sino también salvaguardar su salud emocional para defenderse de toda la gente que no entiende el trabajo que están haciendo. Ahí hay gente que, desde el anonimato y la cobardía de un celular, le dicen cundango al Panda que Anda, por el simple hecho de hacer videos jocosos imitando su madre. Juan Luis Minaya ha convertido sus respuestas a los haters en vídeos graciosísimos.

Pero más allá de no darnos cuenta de cómo los influenciadores “diferentes” están cambiando nuestra percepción de lo que es normal, creo que nosotros mismos como consumidores de contenido tenemos que revisarnos. Da vergüenza cómo el teclado del celular nos ha quitado la decencia. La gente se toma muy a la ligera el acto de hacer un comentario negativo en Instagram, como si la persona del otro lado no es alguien real, con sueños y miedos, con amigos y familia, con una vida interior compleja.

Si se van a vanagloriar de ser mejores personas que la que está trabajando como influenciador, entonces más les vale que comiencen a demostrarlo

Esto se ha salido de control, sin un acuerdo entre todos donde pongamos reglas sobre cómo interactuar en redes sociales con el mismo respeto que se supone que nos debemos en persona. De hecho, esto está tan descontrolado que ya Instagram va a comenzar a borrar perfiles que dejen comentarios hirientes y malintencionados. Por eso, la próxima vez que uno de ustedes agarre su celular para dar su HumildeOpinionCulebraVenenosa.jpg, lo mejor que pueden hacer es repetir en su cabeza: esto no es honestidad, sino bullying. Si se van a vanagloriar de ser mejores personas que la que está trabajando como influenciador, entonces más les vale que comiencen a demostrarlo.

Ese comentario no es honestidad… es bullying

Categoría: Maenadas
4
4475 vistas

4 comments

  • Muy bueno Maeno. ¡Te felicito! Y eso que solo te referiste a los comentarios y al bullying de los haters a los influencers, aaaaayyyy pero si vivieras unos minutos en el ambiente de la política y vieras o leyeras las cosas que se inventan, de las que acusan y las elucubraciones que hacen, solo por tu expresar tu punto de vista y que dicha opinión no coincida con la de algunas personas jajajajajajaja Tienen hasta centros de trabajo solamente para desacreditar y atacar con cuentas falsas y robóticas. Y no respetan ni a los familiares, porque no solamente atacan o inventan sobre quién posteó sino sobre todo su árbol genealógico. Pero… me llevo de un viejo refrán que reza ”No ofende quien quiere, sino quien puede” y cambié otro que antes decía ”A palabras necias, oídos sordos” y ahora yo digo: ”A dedos que escriben textos acomplejados y amargados, ojos ciegos para no verlos y que les explote el odio adentro a ellos mismos”

  • Mira que curioso es el tiempo, justamente hoy los Duques de Sussex publicaron sobre el collab que estará haciendo HRH Meghan con Vogue para la edición de septiembre que aunque está fundamentado en el rol femenino y su impacto como fuerzas para el cambio, el trasfondo es diversidad, tolerancia y open mindeness.

    No te vuelva a ausentar por tanto tiempo Maeno 🙏🏽, esta clasesita hace los lunes más liviano.

  • No soy influencia, ni nada por el estilo, y leí todo eso de los comentarios negativos que le ponen a la influencia como si no son seres humanos que sientes, pero hoy me paso algo similar a eso, resulta y acontenses que como una FAN cualquiera subí un video cantado la canción de ozuna y da la casualidad que el artista me ha subido en su historia dos veces, pues una persona se dijo en un grupo que si ozuna subió a «tu real gupi» podía subir a cualquiera, luego de haberlo dicho borro la nota de voz del grupo, pero como tengo la aplicación de que aunque borre mensaje lo escuche, lo escuche y como esa indirecta la tiro, por el grupo yo, le respondí por el grupo entonces yo soy tu real gupi, lo que me molesta que las personas que te critican, aunque lo tenga todo, es como una clase de envidia, o rabia, como que no se siente bien con ellos mismo, y lo peor, que para tu tener el valor de criticar o juzgar al otro, ati tu no puedes tenir, ningún defecto, y si te considera amiga de esa persona no critarla, si ves algo mal la aconseja y ya

  • Excelente👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

Comentarios cerrados