Yo fui el primero que puse a la gente loca con Start Young. Sé que muchos de los expositores me querían matar por ponerlos en a hablar en público, a sacar tiempo para llamadas telefónicas, entrevistas, sesiones de fotos y lo peor: tener que ponerse a pensar sobre qué iban a hablar, sin dejar de lado las preguntas existenciales «¿Le gustará a la gente?» y  «¿A la gente le importa lo que yo tengo que decir?».

Es por esto que luego de haber hecho la entrada más vista de mi blog, 17 lecciones el 31, tengo que hacer la parte dos: El pos-evento.

Start Young ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Siempre pensé que yo era muy lanzado y atrevido, pero me di cuenta de que eso era falso. Es la primera vez que me involucro en un evento donde no fui solo contratado para hacerlo, donde yo también era el cliente, el suplidor y, para colmo, un expositor. No les niego que los nervios me comieron días antes: le decía a Dominique, Rochelle, Luis y Hamid que debíamos cancelar, que no iba a ir gente, que no iba a gustar. No sé por qué me dejé comer por dentro de inseguridades, pero hoy les digo que valió la pena mil veces.

Miriam y Jean Carlos --alias el equipo de conductores-- y Rochelle, la que todo lo puede
Miriam y Jean Carlos –alias el equipo de conductores– y Rochelle, la que todo lo puede

[-] El día inició con una Hippie Nerd madrugadora quien explicó cómo casi la internan en un manicomio, porque su familia no sabía cómo una niña dejaba su carrera de derecho para abrir una página web.

[-] Luego vino el niño pelotero que lleva dentro Freddy Jana, quien termino gritando “quiquirí” y creando momentos inolvidables para marcas y personas.

[-] Arranca la Miss Comunicación 2004, Pamela Sued. Como de costumbre, ella se la come y termina diciendo que si decidiste ser una figura pública, tienes que aguantar y aceptar todas las críticas, tratando de que no te afecten. ¡Tú eres una campeona!

[-] Dominique Barkhausen mostró el tigueraje que aparte de negociar con fruteros y heladeros la ha puesto a vender un estilo de vida que muchos consideran una moda –pero atento a «moda» ella lleva una tienda, una cocina industrial, un libro y zapatos de plataforma–.

[-] Alejandro Núñez Frómeta agarró su micrófono y empezó a contar su historia, y lo que más me gustó es que nos dijo que el fotógrafo es el invitado más VIP de una boda. O sea, si Paris Hilton es la reina de las fiestas, Alejandro es el jeque de las bodas.

[-] En ese momento me empieza a dar hambre, porque veo que Arleen Rivera explica cómo en seis años ha logrado que Ambrosía sea el sitio donde debes ir al momento de contratar catering de calidad. ¿Lo que más me gustó? Cómo ella, con sus enormes 5’1 de altura, lleva un negocio y alimenta a miles de personas sin margen de error.

[-] Ya yo estoy que si me dicen «rosa» respondo automáticamente “Caperucita”. Cuando Marcelle Namnum salió a ese escenario inmediatamente me dije: si estuviéramos en el 1990 y ella fuese la conductora, El Show del Mediodía tuviera mas rating que Oprah. Arrancó a hablar de cómo atento a vender flores preservadas tuvo que sentarse al lado de empresas de alto renombre con quienes compartió el Premio Nacional de la Calidad.

[-] Mientras terminaba Marcelle, lo que ustedes no saben es que yo llevaba dos quintales de sudor, quería salir corriendo y llegar de un brinco a la luna, porque el próximo que tenia que hablar era yo. De mi charla no daré muchos detalles, porque en otra entrada la compartiré completa, y quiero que sean ustedes los críticos. Solo les puedo decir que We don’t wake up like this.

Muriéndome de los nervios y todo pude hacer mi exposición
Muriéndome de los nervios y todo, pero pude hacer mi exposición
Traten de encontrar a mis porristas: María Amelia, La Doña del Moño, mi papá y doña Carmen Vicens
Traten de encontrar a mis porristas: María Amelia, La Doña del Moño, mi papá y mi otra Carmen

[-] Luego del almuerzo se hace un apagón y arranca un vídeo que nos hizo a todos enderezarnos, con un choque eléctrico de sofisticación. Ahí entró nada más y nada menos que Oriett Domenech. Ahora, como ella misma dice: “Yo vendo lujo y visto celebridades, pero inicié vendiendo cremas anticelulíticas y  cogiendo carros públicos y no me avergüenzo, porque lo último que debemos perder es la humildad”.

[-] En la siguiente intervención el piso empieza a temblar, porque aparecen sobre el escenario dos estatuas como patentizadas por Miguel Ángel: Luis E. Mejía y Hamid Yaryura hablaron de cómo Body Ignition no se inventó la rueda con sus servicios, pero sí hicieron una carrocería que no existía en el país.

[-] Al momento de salir del escenario los Macro Monsters entró Luis Eduardo Rosario, un experto en hacer piezas únicas en madera. El presidente de Paló nos explicó su experiencia de poder conocer las dos caras del dominicano: aquel que trabaja la madera, que con dos mil pesos se le resuelve la vida, y un cliente que con dos millones no le alcanza para el carro que quiere. Ahí vive el balance, te humanizas y rompes con un buen tronco tu burbuja de cristal.

[-] Inmediatamente arranca Canvas a echar vaina a todos con su presentación interactiva que no estaba en español, sino en idioma WhatsApp. Estos dos socios se complementan a la perfección, y nos explican que su meta es reflejar por medio de las redes sociales que todo el contenido no es hecho por una agencia, sino por el cliente mismo.

[-] ¿Quién dijo «café»? En nombre de La Gente de la Isla, Coral explicó los retos de iniciar un negocio con rentabilidad que su trabajo anterior, pero es su pasión.

[-] Arrancó Ramón Emilio Jiménez, quien habló de cómo empezó estudiando Economía y en vez de sumar en sus cuadernos, lo que hacía era dibujar espacios y edificios. Se dio cuenta con tres años de carrera que el diseño era lo suyo, pero se cambió a Arquitectura y hoy es no solo exitoso, sino también feliz.

[-] Ysabela Molini de Casa Alfarera es sencilla, tímida y encantadora. Al momento de subirse en el escenario explicó que los objetos cotidianos, como un plato, una taza o un florero pueden verse muy lindos puestos sobre una mesa, pero… ¿alguna vez te has preguntado por todo lo que hay que pasar para ver ese resultado final? Ella lo cuenta a la perfección.

[-] Ahí, con 10 horas procesando éxitos, fracasos y experiencias, sale Giovanni Bonarelli acompañado de su bebé y el público se derrite, pero más adelante nos damos cuenta de que estamos frente a un profesional de pies a cabeza: su entrega, su creatividad y su disciplina nos hicieron a todos llorar, querer pizza y querer ser pizzeros, pero también nos demostró que sí se puede echar un negocio para adelante. Al terminar su charla, los aplausos llegaban hasta alguna trattoria de Napolés, y la ovación de pie hizo que la piel se me pusiera de gallina.

[-] El día finalizó con Gian Luis Pereyra, mejor conocido como Kikaboni. ¡Ese sí que pudo! Atento a vivir en Cabarete y cantar Hakuna Matata, hoy exporta su producto a diferentes países. Lo que más me gustó de su historia es cómo creo una estrategia para ayudar a los campesinos de Cabarete: les enseñó a sembrar la moringa y producir huevos de campo; así él se abastece de ellos en una situación ganar-ganar. ¡Bravo!

Se oye tan cliché, pero si es cliché es por algo: puede que el día a día no nos permita valorar el trabajo que hacemos, pero entre todos estos expositores entendimos que hacemos mucho y lo hacemos bien. Fueron 12 horas de experiencias, errores, éxitos y cambios en un espacio a casa llena en donde se respiraba energía de la buena, esa que solo sale cuando todos estamos unidos por un mismo propósito.

Yo pensaba que la gente se iba a ir, que se iba a cansar… pero nadie se paró, ni siquiera para tomar el celular y chequear WhatsApp. Fue como si todos hubiesen activado las lunitas del celular para decir: «No me molesten, que este día es solo para mí».

*Gritos de felicidad*
*Gritos de felicidad*

Ahora, todo esto no hubiese sido posible sin el ENORME apoyo de un grupo de empresas que confiaron en nosotros y en el potencial de este proyecto totalmente nuevo: GRACIAS a Nissan, al Banco Popular,  a Johnnie Walker (DIAGEO), a Coca-Cola, a Banesco, a El Catador, a la revista Mercado, a Flora (MercaSID), a Miller y a Dolce Gusto de Nescafé por su apoyo.

Termino uno de los cientos de párrafos que pienso escribir sobre esto, explicando que aprendí tanto como si hubiera estudiado otra carrera en pocas horas. Entendí que no estoy solo, que mis miedos y mis sueños lo comparto con cada uno de los que estaban ahí. Me di cuenta de algo: the struggle is real, pero con iniciativas como esta, vamos viendo que hay un público que quiere aprender constantemente, y eso me llena de satisfacción. Nunca me cansaré de decir GRACIAS a los expositores que confiaron en nosotros, que compartieron sus secretos de éxito y que se tomaron el tiempo para explicar por qué todos debemos start young.

Fotos: FotoRuido

Después de Start Young

Categoría: ¿Quién me mandó a meterme en esto?
2984 vistas