maeno gomez casanova maenoco inspira
¿Quién me mandó a meterme en esto?

Duré unos días para publicar esta entrada porque, increíblemente, mi cabeza seguía en las nubes durante un buen tiempo, a base de pura adrenalina, alivio y alegría. Después de tantos meses de planificación, de inventarnos locuras y de luchar para ejecutarlas, el día de INSPIRA llegó. Y miren: nosotros en Maeno&Co pudimos haber hecho una fiesta con un esquema tradicional para celebrar el décimo aniversario de la agencia… pero quienes nos conocen y han trabajado con nosotros saben que eso va totalmente en contra de nuestro ADN. Y les digo con el corazón lleno: yo pensaba que sabía, pero en realidad no me imaginaba cuánto iba a valer la pena ese esfuerzo.

Miren: no solo fue la realización del evento en sí, con un concepto de pasarela y distribución retador, sino también la proyección de un documental de 35 minutos y la presentación de la visión futura de Maeno&Co. Con orgullo hoy puedo decir que nosotros tomamos lo que por su gran complejidad pudo ser un arroz con mango y en vez de eso lo convertimos en un excelente poké.

Seguramente ya vieron la cobertura del evento en los Highlights de Maeno&Co o en los Stories que crecían silvestres el lunes pasado. Quizás habrán visto que hicimos que nuestros invitados — clientes, talentos, miembros de la prensa, socios comerciales y compañeros profesionales — entraran por el backstage, tras bambalinas, para comunicarles que ellos también eran parte de nuestro equipo. Pero aquí en el blog quiero darles el backstage del backstage: todo lo que sucedió para que todo eso sucediera — y lo que me pasó por la mente al terminar todo —.

[+] ¿Por qué entrar por la puerta trasera?

La relación entre una agencia y sus clientes no es algo a blanco y negro. Fíjense, por ejemplo, que en muchas ceremonias de premios de publicidad existe el galardón al Mejor Cliente. Eso se debe al importantísimo rol que tiene cada gerente de mercadeo y a veces CEO de brindar la información correcta a la agencia y, muchas veces, tener la intuición y la generosidad de atreverse con las propuestas que ofrece el equipo creativo. Por eso yo digo que si hoy Maeno&Co es reconocida por su trayectoria creativa e innovadora se ha debido en gran parte a los clientes que confiaron en nosotros y se convirtieron en nuestros socios cercanos.

Por eso me dije: ellos siempre han estado tras bambalinas con nosotros. Es hora de hacer que ese backstage reciba la luz que se merece. Por eso bloqueamos la entrada regular del Salón La Fiesta del Hotel Jaragua. A nuestro gerente creativo, Wilson Chiang, se le ocurrió hacer cintas de escena de crimen que decían algo como “Aquí yace tu zona de confort; lo que inspira está para allá” y con unas flechas los dirigimos por los camerinos, cada uno etiquetado con un nombre referente al evento. Luego de atravesar la pasarela, se daban cuenta de que habían salido a la tarima en vez de a los asientos. Con eso reforzamos el mensaje de que ellos han sido parte del firmamento de la agencia.

maeno gomez casanova maenoco inspira



maeno gomez casanova maenoco inspira

[+] La alfombra azul

Arriba les dije que los invitados “atravesaban la pasarela”. No fue una sencilla caminata, sino que tras pasar por la enorme escultura en forma de corazón inspirado (vía Chiang y el ilustrador Marcel Saleta) brindamos la experiencia de alfombra roja más pimpeada que hemos hecho jamás. Primero, era una alfombra azul, siguiendo la paleta oficial del evento. Contratamos 10 actores para lograr este efecto: los actores tenían auriculares escondidos y, cuando cada invitado llegaba, nuestra directora comercial Rochelle Vicente les decía el nombre de cada uno.

Imagínense ustedes estar llegando a una alfombra y de repente escuchar su nombre gritado por todas partes, como si fuesen celebridades de la lista A. Ahí entonces Raúl Cohén y Pamela Núñez les brindaban asesoría para posar correctamente, hasta retirando carteras y celulares fuera de sitio. Al colocarse en uno de los tres puntos marcados previamente para posar, un batallón de los mejores fotógrafos sociales del país los capturaba a flashazos. Y de hecho, uno de los fotógrafos tenía como brief exclusivo seguir la onda de las fotos icónicas de Studio 54, con su espontaneidad y desenfreno. ¡Hasta eso planificamos!

Mientras todo eso pasaba, un DJ tocaba música para tirar los pasitos. ¿Y qué pasó? Que de hecho, muchos tiraron los pasitos: me di cuenta de que los invitados disfrutaron tanto esa entrada que, sin importar el tipo de persona, el género o la edad, muchos iban caminando casi bailando al ritmo de la música. Muchos me dijeron que, en efecto, ese trayecto les dejó con la adrenalina a mil.

Un comentario en particular me tocó: un hombre me comentó que odiaba tirarse fotos sociales, porque se sentía incómodo. Sin embargo, esta experiencia lo hizo sentir especial, a gusto consigo mismo y protegido. Para mí, eso se resume en brindar las herramientas y el ambiente necesario para inspirar a nuestros invitados a sacar su yo real.



maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira

[+] La Siri inspirada

Una vez los invitados tomaron sus asientos, el evento comenzó con una Siri versión Maeno&Co que les explicaba de qué se trataba ese paso tras bambalinas. Ahí, la voz en off de la talentosa Leticia Pelliccione les decía que el backstage es para las estrellas, los creadores y los innovadores, y que ellos lo eran.

Y entonces llegaba el momento que más nervioso me tenía.

La visión futura de Maeno&Co afirma que en un mundo donde todos quieren influenciar, lo que debemos es inspirar

[+] El futuro de Maeno&Co

No me pregunten si me acuerdo cómo me fue en mi presentación. Yo solo sé que ensayé mi discurso mil veces, tanto que ni necesitaba el teleprompter — aunque ciertamente es muy necesario tenerlo de apoyo —. Sé que se me acercaron varias personas para decirme que fue uno de los discursos más completos y emocionantes que habían escuchado, y que en ningún momento la mente se les distrajo. Sé que nuestro diseñador gráfico George Quiroz estuvo diseñando transiciones tipográficas y descargando vídeos por siglos, pero que eso resultó en una de las presentaciones más visualmente dinámicas que hemos hecho jamás. Y sé que, cuando cerré con la visión futura de Maeno&Co, que decía que en un mundo donde todos quieren influenciar, lo que debemos es inspirar… eso se fue abajo.


maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira
<a href="http://sinelco.com.do/wp-content/uploads/2019/11/maeno_co_inspira_discurso-01.jpg"><img src="http://sinelco.com.do/wp-content/uploads/2019/11/maeno_co_inspira_discurso-01-1024x683.jpg" alt="maeno gomez casanova maenoco inspira" width="1024" height="683" class="aligncenter size-large wp-image-817" /></a>
maeno gomez casanova maenoco inspira

[+] El documental

El concepto de INSPIRA nació hace casi un año, cuando el Grupo Universal se nos acercó para realizar un evento en celebración de su 55 aniversario. Pero no era cualquier evento: era una monstruosidad que llevaba una producción artística con una canción original y hasta la participación de Juan Luis Guerra, con la transformación del Teatro Nacional y sus terrenos, así como la presencia de la cúpula empresarial dominicana.

Ahí se me ocurrió que esa producción podría mostrar los conocimientos y la capacidad de ejecución del equipo de Maeno&Co, y que debíamos documentarlo de alguna forma. En el país no hay programas de estudio dedicados exclusivamente a la conceptualización y producción de eventos, sino que todos los que hacemos esto lo aprendimos pragmáticamente. Por eso me dije: me encantaría dejar este legado a los jóvenes que están comenzando hoy y que desean aprender cómo se hace esto.

Son precisamente esos detalles los que hacen que los eventos fluyan bien, y son trucos que hemos descubierto con la experiencia de tantos años

Lo que no esperaba es que, tras proyectar el documental, tantos profesionales de áreas que nada tienen que ver con eventos se me acercaran para decirme que no se imaginaban el gran esfuerzo que conllevaba, pero que gracias a la claridad del filme pudieron entenderlo todo. Por ejemplo, uno de los momentos que causó gran sorpresa fue la escena donde entre el equipo creativo y de producción discutíamos el tamaño de la invitación al evento. Nuestra experiencia nos ha enseñado que, para que las fotos sociales queden bien, las invitaciones no deben ser más grandes que la cartera tipo sobre que usan las mujeres de noche y que debe caber en la solapa de la chaqueta del traje de los hombres. Mucha gente no se imaginaba que ese detalle debe ser tomado en cuenta, pero son precisamente esos detalles los que hacen que los eventos fluyan bien, y son trucos que hemos descubierto con la experiencia de tantos años.

El lanzamiento del documental fue durante el evento, pero tendrá una segunda vida. Nuestra meta, como les decíamos, es que este recuento sirva como una herramienta de aprendizaje. Por eso en 2020 haremos una ruta por universidades y conferencias para que esto llegue a todos los que están comenzando ahora — y claro, también para llegar a gente que se identifique con nuestra forma de trabajar y en un futuro quiera formar parte del equipo o de la lista de clientes de Maeno&Co —.

[+] Lo que aprendí

Al finalizar la proyección del documental, antes de dar pie a la música en vivo cerramos con una lista de agradecimientos a todos los que habían hecho posible lo que habíamos vivido juntos. Ahí estaban el talentosísimo y dedicadísimo equipo Maeno&Co, a los clientes del Grupo Universal, a Garuda Films, a Tuto Guerrero y su equipo, a nuestros entregadísimos aliados de La Nave Post Lab, a Kristian Estrada de TouchMe Marketing, a Carlos Mena, a Andrés Lugo, al arquitecto Eduardo De Castro, a Nolberto Paez, a Narciso Isa, a Salvador Espinal y a decenas de personas que contribuyeron a llevar este proyecto imposible a cabo.

Pero ya con la tranquilidad que da la distancia, puedo decir que a una semana de haberse celebrado INSPIRA me quedan, aparte de la satisfacción profesional, tres grandes aprendizajes.

maeno gomez casanova maenoco inspira
maeno gomez casanova maenoco inspira

El primero es que estamos tan acostumbrados a ver solo los productos terminados que pensamos que a nadie le interesa el proceso. Sin embargo, la respuesta que tuvo el documental y la demanda de transparencia que hay en redes sociales me ha confirmado que los que vivimos el backstage también tenemos historias interesantes que contar. ¿Y qué aprendí? En buen dominicano, que cada quien tiene el derecho y el deber de cacarear su vaina. Mucha gente cree que lo que hace, por ser algo que se queda detrás de cámaras, no es lo suficientemente atractivo como para mostrarlo. Yo con esta experiencia comprobé que la gente está ávida de este tipo de contenido revelador, y que es importante enseñarlo.

El segundo ha marcado un antes y un después en mí. Miren, cada quien tiene una imagen propia que es muchas veces muy diferente a lo que ven los demás. Pues yo me vi. Me vi en cámara cometiendo errores emocionales, me vi perdiendo los estribos, me vi irrespetando el tiempo y la atención de algunas personas. Cuando vi la primera edición del documental, lloré y comencé a gritar que quería cancelarlo todo — sí, yo a veces vivo a niveles de drama versión telenovela —. Pero lo internalicé y lo analicé, y tomé ese pietaje como un golpe necesario que me ha enseñado a ser más paciente, más humilde y más respetuoso. Fue terapéutico. Entendí la importancia de estar presente para mí y para los demás.

El tercero es algo que, increíblemente, me tocó vivir en carne propia para entender. Durante mucho tiempo yo como productor de eventos me enfocaba en que la celebración tuviera una buena traducción en los medios, con fotos para la prensa social o vídeos para cobertura en redes sociales. Muchos clientes se notaban ansiosos durante la confirmación de asistencia, tratando de que estuvieran en el evento la mayor cantidad de personas posibles. Yo lo veía como nervios de la víspera, pero ahora entiendo por qué lo hacen: porque una fiesta no la hace un montaje. Una fiesta la hace la gente. La energía que se vivió en ese salón era algo de otro mundo, descomunal, con tanta emoción positiva junta. Yo sentí el cariño y el aprecio de tanta gente que decidió apoyarnos con su asistencia y con su retroalimentación.

Hoy me siento, en pocas palabras, todavía más inspirado.

Fotos: Carlos Olivero y Raúl Peralta

Maenadas

Ver Rocketman, la película basada en la vida de Elton John, fue una epifanía profesional: en la medida de lo posible, Elton John colaboró con la película y se puso alante con todos sus tropezones. Desde una infancia psicológicamente difícil hasta los efectos de una relación tóxica y su lucha con las drogas, el alcohol y su propio autoestima, él decidió contar su versión relativamente oficial, para que no la siga manipulando alguien más. De hecho, él dijo en una entrevista a The Guardian que los productores querían que él le bajara algo, pero Elton John se negó, porque quería poder mostrar con tranquilidad tanto lo bueno como lo malo. Yo terminé saliendo de la sala y respetándolo mil veces más.

¿Y por qué digo que fue una epifanía profesional? Porque muchas veces las figuras públicas, y hasta las marcas, tratan de esconder sus tropezones, pensando que si no hablan de eso entonces van a dejar de existir. Pero no es así: lo que muchas veces sucede es que alguien más se adueña de la narrativa, y como no está el protagonista para dar una versión oficial, la gente entonces toma lo que se dice en la calle como bueno y válido.

Muchas veces las figuras públicas, y hasta las marcas, tratan de esconder sus tropezones

¿Saben por qué pasa eso? Porque tenemos miedo de vernos vulnerables, pero precisamente por eso comienzan a crearse rumores. Se va inflando e inflando una burbuja de rumores que se va formando alrededor de la persona, hasta que la asfixia. ¿Cómo se evita eso? Explotando la burbuja con la capacidad de adueñarse de quien uno es o de cualquier error cometido.

Por eso me dio tanto gusto ver lo que pasó recientemente con Casa Cuesta y su Midnight Sale. A mediados de septiembre ellos iban a ofrecer descuentos sustanciosos a través de su tienda en línea. Como ellos tienen la reputación de no relajar con los descuentos, la gente estaba deseosísima de entrar y arrasar con el inventario. Lamentablemente, entro tanta gente a la página que se cayó, y muchos no pudieron comprar. La experiencia me dice que muchas empresas dejarían eso así, haciéndose los caprinos desquiciados. Casa Cuesta, sin embargo, dio una lección de humildad (y de relaciones públicas): al otro día publicaron en su cuenta de Instagram un mea culpa, con el título “FALLAMOS”, así bien grande. No solo reconocieron su error rápidamente, sino que hicieron (y cumplieron) la promesa de ofrecer un Plan B a todo el que no pudo comprar ese día. ¿Cómo respondió la gente? Miren una selección de comentarios en la entrada:

¿Moraleja? Cada uno de nosotros, tanto personas como empresas, tiene una responsabilidad consigo mismo. Sin embargo, para ser responsable con uno mismo hay que ser honesto con el otro. Cualquiera comete un error, pero pocos salen de esa turbulencia mejores personas (y mejores marcas). Para ser de los que triunfan, hay que decir su vaina, adueñarse de ella, explotar la burbuja cuando está chiquita y seguir hacia adelante.

Maenadas

Muchas veces siento que, en materia de criticar, ni Usain Bolt le gana a la velocidad con la que agarramos el celular para teclear veneno. Esto es parte de lo que les comentaba en una Maenada pasada. Pero eso no me sorprende, porque al fin y al cabo somos humanos y es parte de nuestra naturaleza. Lo que sí me sorprende es lo lentos, poco empáticos o hasta incapaces que somos a la hora de alabar lo bien hecho.

Un piropo que sale del corazón es un regalo para una relación interpersonal, pero un piropo que sale del cerebro vale por dos para una relación profesional. Me explico: ya algunos hemos apagado el ego a la hora de aplaudir algo personal en los demás —ahí entra un piropo cuando alguien tiene el bonito revolteao, cuando a alguien le quedó bella su casa o cuando la comida está que se merece cuatro estrellas Michelín—. Sin embargo, nos cuesta muchísimo más utilizar esa misma mecánica para dar un piropo profesional. ¿Y saben qué es lo peor? Que muchas veces no es malicia, sino que no nos imaginamos la importancia que tiene para quien está del otro lado.

“¡Qué bonito quedo todo!” no es un piropo bien horneado

En Maeno&Co realizamos eventos con frecuencia, y lo digo en serio: la clave del éxito de lo que hemos hecho se debe en gran parte a esos piropos profesionales que nos indicaron cuál era el camino correcto. Mucha gente no se imagina el sudor y las neuronas que hay que ponerle a la producción de un evento; por eso, cuando alguien se fija en un detalle que costó trabajo y lo resalta, es casi como una consultoría gratuita (y muy apreciada).

Pero ojo: “¡Qué bonito quedo todo!” no es un piropo bien horneado. Yo creo que el sistema educativo dominicano hace demasiado énfasis en el qué y no en el por qué, usando mucha botella, introducción, desarrollo y conclusión en vez de análisis y opinión personal, y por eso crecimos sin desarrollar esos músculos mentales que nos permiten contextualizar nuestra opinión. Por eso, un piropo al dente sería: “Qué buena elección hicieron con la moderadora del panel, porque era un tema difícil de tratar, pero ella lo desmenuzó todo con humor para que cualquier ciudadano de a pie lo entienda”. Eso, por ejemplo, nos deja saber que ese talento conecta con el público, y debe ser nuestra primera elección a la hora de realizar eventos que conlleven conversaciones sobre el escenario.

Lo bueno necesita ser amplificado para que cree precedente y entonces tendencia

O no tiene por qué ser un evento. Quizás es algo que ven por redes sociales. Muchas veces no decimos nada porque pensamos que la empresa o el equipo ya lo saben, pero de nuevo: un piropo es una confirmación de que algo ha conectado con el público, y las empresas entonces ajustan la brújula para ir a este nuevo norte. Entonces pónganse a pensar: ya que ustedes tienen el poder a través del celular de comunicarse con cualquier persona o empresa, ¿por qué no reforzar lo bueno? Si comienzan a hacer eso, es muy probable que con sus opiniones encaminen al mercado hacia algo que vaya más acorde con lo que ustedes buscan. Muchos queremos aportar a la inclusión, a las medidas sostenibles, a la equidad de género. De corazón, se los digo: para todo eso, una crítica negativa ayuda muchísimo, pero un piropo también. Ambos ayudan a moldear la sociedad según lo que queremos ver, porque lo bueno necesita ser amplificado para que cree precedente y entonces tendencia.

Pero en la agencia decidimos no esperar a que esto cambie, y lo vamos a cambiar nosotros: si la montaña no va a Maeno&Co, Maeno&Co va a la montaña. Si asisten a uno de nuestros eventos en el futuro próximo, se van a dar cuenta de que vamos a estar con carpetica en mano dando carpeta, preguntándoles qué les gustó y qué no de lo que acaban de vivir. Vamos a abrir el horno y a sacarles tanto las críticas negativas como los piropos, porque esa es nuestra energía renovable para seguir mejorando.

Por eso, ¿quieren mejores empresas, mejores eventos, mejores talentos, mejor servicio, mejores colegas, mejores anuncios, mejores películas, mejores ambientes de trabajo, mejor lo que sea? Entonces hay que dejar de comerse los piropos.

Maenadas

Cuando Maeno&Co comenzó, el panorama de la prensa social operaba así: las revistas de estilo de vida estaban rellenas de pliegos, así que había espacio para publicar un número relativamente amplio de actividades. Sin embargo, como en un día cualquiera pueden estarse celebrando 15 mil eventos sociales en la ciudad, había competencia. Para salir a tope, en la agencia nos esmerábamos por contratar los mejores fotógrafos sociales, orientar a la gente sobre cómo posar, hacer unas escenografías fabulosas para que las fotos llamaran la atención, trabajar con conceptos interesantes para los eventos y botarnos con las notas de prensa. Había, hasta cierto punto, una democracia: un porcentaje de los espacios estaba dedicado a los anunciantes, para agradecer su apoyo al medio, pero el resto le pertenecía a los eventos más llamativos. Por eso, durante años, los eventos de Maeno&Co estaban como arroz blanco en las páginas de todas las revistas y periódicos.

Ustedes están leyendo esta Maenada hoy desde un celular o desde su computadora, y por tanto son protagonistas del cambio: los medios impresos han visto sus ganancias caer por la competencia digital. En algunas revistas el número de páginas de publicidad ha bajado, y eso ha hecho que las secciones de eventos sociales, o algunas portadas, estén destinadas a los anunciantes.

Los medios impresos han cambiado su estrategia para asegurar su supervivencia

No estoy en contra de esa situación. De hecho, aplaudo la manera en la que los medios impresos han cambiado su estrategia para asegurar su supervivencia. Me rehuso a pensar que algo tan valioso como la prensa escrita desaparezca, y por eso entiendo este tipo de decisiones. Sin embargo, esto ha afectado a Maeno&Co: hay muchos clientes que todavía no entienden que salir en la prensa hoy es mucho más costoso de lo que parece. Literalmente, es costoso: para llegar a editorial hay que pasar por ventas. ¿Se lo encuentran conflictivo? Yo opino que no necesariamente. Mírenlo de esta forma: un evento social no tiene el peso de una noticia nacional o política, y no acarrea los problemas de ética periodística que llevan estas dos. Es simplemente que debemos ver estas secciones como un influencer, te contrato para promocionar dicho producto y esto lleva una remuneración económica.

Por eso, imagínense mi situación en la agencia. Estoy ya cansado de escuchar a clientes que me insisten en que, con un evento creativo y buenas fotos van a lograr un rincón en los medios escritos, esto a veces puede ocurrir, pero no con frecuencia. Yo puedo hablarles de cómo a una de las marcas más grandes y queridas de este país tienen meses sin sacarle un solo evento en prensa, porque no han invertido un peso en colocación. Las cosas ya no funcionan como antes, y es hora de que todos nos adaptemos.

Hay que ser muy estratégico si no cuentan con presupuesto de colocación en prensa

¿Cómo podemos adaptarnos? Ajustando nuestras expectativas como clientes. Hay que ser estratégico con la inversión, y saber qué debe ir en prensa escrita y qué funciona mejor con difusión digital. ¿Mi recomendación? Si quieren salir en prensa y no tienen un gran presupuesto, es más conveniente meter todos los huevos en una sola canasta. Yo ahí sugiero prometerle fidelidad a un medio, una fidelidad que seguramente será recompensada. Me explico: si cuentan con un presupuesto de 100 pesos, apúntenlos a un solo medio, para tener una publicación relativamente asegurada. Encima de eso está la gestión y estrategia de comunicación que preparamos en Maeno & Co., así como la negociación de pautas, que conlleva un presupuesto adicional.

¿Y si no tienen ese presupuesto? Entonces piensen en si valdría mejor la pena hacer una cobertura digital en vivo del evento, trabajar colocación en redes o hasta pensar en un nuevo medio —por ejemplo, convertir una valla out-of-home en un fondo fotogénico para Instagram, donde la difusión la haga el público—. Hay mil formas de llegar al público y comunicar el mensaje. Lo importante es saber que una de ellas, la que sale en papel, ya no funciona como antes. Si todos estamos claros con eso, entonces las cosas pueden funcionar mejor, para todas las partes involucradas.

Maenadas

Unos dirán que Gaby Castellanos es una visionaria de la publicidad o una estratega de redes sociales, pero para mí es un tirapiedras profesional para todo el que trabaja en comunicación: es increíble la precisión y la puntería que tiene para lanzar la verdad directo al blanco, aunque duela.

En los últimos años he tomado decisiones dolorosas pero necesarias para el crecimiento correcto de Maeno&Co, y me dije que iba a tomar otra más: enfrentarme a quemarropa al aprendizaje con ella. Por eso, hace unas semanas metí ropa y valor en mi maleta y asistí a un campamento de engagement que ella realizó en Miami, con una jornada completa para solo 30 personas.

¿Y saben qué aprendí de ella ese sábado? Mucho. Aquí les comparto un resumen.

[+] Un like no es una venta

¿Recuerdan cuando les dije que yo creo en los micro-influenciadores? Ella piensa igual: hay gente con cientos de miles de seguidores que no vende ni un jarrón de flores, pero otros con cinco mil venden 700 jarrones con una campaña similar. ¿La diferencia? El público nicho que sigue al micro-influenciador es adicto a la decoración y las flores. Lo masivo tiene su fin, pero lo nicho tiene su gracia.

Igual hay que repensarse el medio donde uno se anuncia. Si Instagram es lo que está de moda pero la mayoría del público que usa el producto o servicio que uno vende prefiere Facebook o hasta WhatsApp, ahí es que hay que estar. Hay que dejar de pensar que lo que funciona para la mayoría también debe obligatoriamente funcionar para uno, sin antes estudiar a quién uno le está hablando.

[+] Marcas: pónganle atención al público LGBTQ

Tomemos una pareja de heterosexuales AB en la treintena y una pareja de gays en la treintena, ambos en Santo Domingo. Podemos apostar lo que sea a que los primeros tienen al menos un hijo, mientras que los segundos como mucho tienen un perrito. ¿Quién tiene más dinero para gastar en ropa, viajes, gimnasio especializado, restaurantes, tratamientos estéticos y demás experiencias de lujos? Obviamente no los que pagan colegio, ropa infantil y niñeras. Aunque eso ya lo entendieron hace rato Estados Unidos y Europa al hablarle a las parejas DINK — Dual Income No Kids —, aquí en República Dominicana ese efecto se está comenzando a sentir. Por eso, a los productos y servicios que ofrecen lujo: comiencen a pensar en cómo hablarle al público LGBTQ joven.

¿Y por qué estoy hablando de capacidad de gasto discrecional en vez de enfoques éticos o de inclusión? Porque eso aprendí en el campamento: que en países donde el tema es difícil de tratar en público, como el nuestro, mostrar una oportunidad de venta muchas veces es más efectivo, y que la inclusión vendrá entonces por fuerza de la gravedad. El dinero es un idioma común para la mayoría de las personas, y es un lenguaje que muchas empresas entienden fácilmente. Es una verdad difícil de digerir, porque lo ideal es hacer las cosas por respeto y por igualdad… pero también hay que ser estratégico para lograr ciertas cosas cuando el panorama social es difícil.

[+] Al comunicar hay que dejar el ego a un lado

Cuando comencé el proyecto de las Maenadas, mi intención era compartir mis conocimientos profesionales, para convertir esta sección del blog en un manual para quienes aspiraban a realizar eventos o trabajar comunicación corporativa. Mi idea inicial era escribir algo de utilidad. Sin embargo, me di cuenta de algo importante: cuando me salía del guión y escribía algo que me salía del corazón, que tenía más utilidad social que utilidad comercial, ustedes me respondían con más fuerza y me hablaban sobre el valor que tenía que alguien apuntara el dedo hacia esa conversación. ¿Qué me recomendó Gaby cuando le conté esto? Pues, precisamente lo que estoy haciendo ahora: dejar mi ego profesional a un lado y valorar lo que tiene más valor para los lectores. ¡Jamás habría imaginado que ustedes querían leer mi posición sobre ciertos temas! Sin embargo, ustedes me han enseñado esa lección con las Maenadas… y es algo que pienso aplicar en todas mis facetas profesionales. Así que, tanto a ustedes como a Gaby: ¡Gracias por hablarme claro!

Maenadas

Yo sé que hay mucha gente ahora mismo que está obsesionada con La Sirenita, por causa de las noticias de casting que están saliendo de Disney, pero mi cuento favorito de Hans Christian Andersen es El patito feo. Y de hecho, es mucho más que una preferencia personal: es porque me ha ayudado en mi carrera. Muchos de nosotros nos pasamos la vida profesional queriendo ser patitos, tratando de imitar a todos los de cuello corto y patas palmeadas que hacen cua cua a nuestro alrededor. Muchos no nos damos la oportunidad de mirar más allá y de encontrar lo que verdaderamente somos más allá de lo que está haciendo el mercado. No nos damos el chance de darnos cuenta de que en realidad somos cisnes.

¿Pero por qué esto me ha ayudado en la carrera? Porque el cisne que se la pasa estresado mirando a los patos nunca busca nuevos caminos, para así llegar a extender sus alas y servir poses de cuello largo. En otras palabras: que uno tiene que dejar de estar metiéndose en una carrera o un camino profesional porque todo el mundo lo está haciendo, y en vez de eso, buscar el talento interno y dedicarse a hacer eso. Muchas personas tienen un grado de tranque mental tan grande que no salen de su zona de confort para experimentar y buscar lo que verdaderamente hace que uno brille. Cuando uno se dedica a lo que verdaderamente le dicta la intuición y la capacidad, no hay necesidad de estar viendo lo que hace la competencia, o tratando de emular el talento del otro. Prestar tanta atención a lo que hace el otro puede arruinar el camino propio — y hasta el de los demás, porque conozco a muchas personas que solo están satisfechas si pueden arruinar al otro.

Por eso, quisiera compartir las mentalizaciones que me han dado resultado. Quizás no todas sean aplicables a su situación, pero quizás algunas les sean de provecho profesional.

[+] Sepan para qué le dan sus alas

En República Dominicana sufrimos de una todología extrema. Muchas personas creen que lo pueden hacer todo, porque genuinamente no saben cuál es su talento, y por eso se rehusan a especializarse en algo. Lo primero que hay que hacer es una introspección intensa, para saber cuáles son nuestras fortalezas y así poder explotarlas. Hay que buscar lo que a uno le salga natural y dedicarse enteramente a eso. No hay una cosa que cause más problemas que alguien intermedio: no está ni de un lado ni del otro, y por eso no está ni en un buen negocio ni en otro.

El mercado dominicano está tan dinamizado que cada vez más está aceptando servicios especializados. Y dentro de este panorama, si uno quiere destacarse por su calidad, no puede abarcarlo todo. Por eso hay fotógrafos especializados en bodas y empresas que solo hacen congresos hoteleros, mientras que otras solo hacen eventos para niños. Mucha gente entiende que crecer es buscar nuevos mercados, pero como están las cosas, yo he entendido que crecer es subir la calidad dentro de su mismo mercado.

[+] Acepten que el otro no tiene la culpa

Cada vez que en Maeno&Co perdíamos una licitación, yo me lo tomaba personal. Me daba rabia. Duraba días molesto. Yo no entendía cómo, con nuestra capacidad creativa y de ejecución, no habíamos ganado ese contrato. Y entonces, al tiempo, veía lo que había hecho la empresa ganadora y me daba cuenta de que ellos estaban especializados en algo muy específico, desde tecnología hasta contrataciones internacionales. Ahí lo entendí todo: esos emprendedores buscaron su nicho y se enfocaron en eso. Esa lección me inspiró tanto que en Maeno&Co estamos especializándonos e investigando cada vez más. Por eso es que es bueno sentir sus piques profesionales, pero digerirlos y aprender de ellos lo más rápido posible. Quien se queda en la comodidad emocional de estar marinándose en ese veneno termina enchivándose.

¿Cuántos influenciadores ustedes ven que están vendiendo lo que no son? No saben la cantidad de perfiles que examino de personas que se venden como lujo cuando sus inclinaciones, preferencias y realidades no lo son. También veo personas que se venden como conocedores de lo fitness cuando todos sabemos que lo que verdaderamente conocen son los filtros. Pero ellos se están perdiendo de vender lo que verdaderamente son, y ser felices con una comunidad que nadie más puede tener. Cada persona es loca con algo, por interés de nicho que parezca, y es increíble lo que se siente poder compartir esas aficiones con un grupo de personas que comparten esa pasión. Muchas veces nos enfocamos tanto en meternos en el rol de un tipo de potencial, solo por que está de moda o deja dinero, que nunca le dedicamos tiempo a darnos cuenta de cual es nuestro potencial real. Nos lo debemos a nosotros mismos, por nuestra satisfacción personal y profesional. Hay que inventar e intentar, señores.

[+] … y luego véndanlo

Me dirán: “Maeno, pero las marcas solo quieren aliarse a la gente que hace este tipo de cosas”. En mi experiencia, eso es porque ustedes no han sabido venderse. Para vender algo nuevo hay que usar estrategia, pero sobre todo, hacer la tarea de investigación. ¿Cómo puede un tipo innovador de servicio transformarse en venta o en experiencias favorecedoras para una marca? Yo mismo vengo entendiendo el valor de la investigación en estos últimos años. Si se investiga el target y se le presenta todo esto con base a un cliente potencial, es muy posible tener un sí del otro lado. Como dice Wilson Chiang, el dream maker creativo de Maeno&Co, todo el que quiere vender algo debe hacer un trabajo de planning.

[+] Sepan a quién escuchar

De nuevo: no escuchen a la gente que dice cua cua, sino a la gente que hace como sea que es que hacen los cisnes. ¿Gru gru? ¿Shi shi? Ni idea: lo importante es que ustedes deben llevarse de su intuición para valorar la crítica que realmente es constructiva. Yo conozco gente que me tira pal’ hoyo solo para sentirse mejor sobre ellos mismos; he aprendido a no hacerles caso a su crítica y enfocarme escuchar a quienes tienen la intención de verdaderamente verme mejorar. Les recomiendo que hagan lo mismo.

[+] Sean como Paul McCartney, no como Madonna

El mejor álbum reciente de Madonna es Confessions on a dance floor. Es el último que siento verdaderamente auténtico, algo que salió de su intuición. Lo que ha hecho de ahí en adelante se siente como el deseo de ponerse al día con las tendencias, tratando de capturar a un público cada vez más joven. Comparen eso a Paul McCartney, quien sigue haciendo lo suyo con autenticidad para el público que siempre lo ha querido. Hace lo suyo tan bien, con una evolución orgánica dentro de su género, que mantiene a su público y captura jóvenes en busca de una oferta tradicional de calidad.

Miren a donde voy con esto: todos tenemos una etapa de fuegos artificiales, donde estamos en el lugar correcto en el momento correcto con el talento correcto. Pero he aprendido que los picos son buenos para prepararnos para las bajadas y para visualizar cómo innovar no tratando de ser como los demás, sino innovar haciendo lo que nosotros sabemos hacer bien. Hay que ser como Paul McCartney en vez de ser como Madonna. Todo el mundo tiene una vida útil de tendencia —menos JLo, que parece que va a seguir dando pelucazos con 80 años y todos la vamos a amar—. Es muy probable que en 20 años en mi faceta profesional yo no le esté hablando al mismo rango de edad que le hablo hoy. ¿Significa eso que estaré acabado? No: eso significa que tengo la oportunidad de mantener mi autenticidad a lo largo del tiempo. No puedo estarme preocupando en querer ser joven para siempre, porque entonces me pierdo de la madurez que dan los años. No todo el mundo es JLo… y eso no tiene nada de malo.