Hora de confesarme: cuando Maeno&Co comenzó, me di cuenta de que era mucho más probable conseguir aprobación y difusión de las fotos sociales que mandábamos si elegía las que tenían personas con un look “aspiracional”. Para hablar clarísimo: la mejor vestida era la más flaca, la más larga o la que tenía el salonazo perfecto; el mejor vestido era al que se le veían los cuadritos o los biceps por encima de la ropa, con el gelatinoso perfecto y siempre ensacado. El look aspiracional aquí era binario: o flaca con salonazo o cuadritos ensacado.

Pero esto ustedes ya lo han escuchado, y algunos de ustedes lamentablemente han vivido el azote de la pirámide. Lo que me interesa de esto no es apuntar al problema, sino explicarles cómo pienso ser, desde el pequeño espacio de acción que tengo, una parte de la solución.

Esta generación ha entendido que el respetar debe ganarle la carrera al juzgar

Los años no pasan en vano, y yo estoy agradecido de haber aprendido la lección — aunque me haya tomado tanto tiempo —. No fue una sola situación que me hizo ver la luz, sino que fue una colección de cientos de situaciones que me hicieron cambiar de lentes mentales. Fue ver el respeto a la expresión personal en la más reciente edición del Bocao Food Fest, donde imperaba el lema “You better love” — era como firmar un descargo mental que decía que al entrar por el portón principal ibas a valorar todo lo que vieras, y que aunque tal vez no te identificaras con algo, le debías el gran respeto de respetarlo—. Fue ver que en uno de los eventos más prestigiosos del mundo empresarial dominicano una mujer pudo sentirse a gusto con el pelo crespo rizo en vez de estar obligada a “domarlo” a base de alisado y blower. Fue ver que la comunidad gay local está buscando la celebración de distintos espectros de masculinidad y de tipos de cuerpo, creando espacios y eventos que trascienden los lugares y vecindarios que supuestamente se esperan de ellos. Esta generación de jóvenes está poniendo granitos de arena todos los días para cambiar el litoral social de este país. Es más, son ellos y ellas los que han entendido que el respetar debe ganarle la carrera al juzgar.

Yo he entendido que la belleza viene en muchas presentaciones, colores y tamaños. Ahora mi plan es aportar para llevar esa idea a un lugar que sea capaz de moldear opiniones: la comunicación de marca. Como agencia que trabaja en este sector, en Maeno&Co vamos a debatir la idea incorrecta de que una persona de pelo rizo o en sobrepeso no puede promover una marca de lujo. Nos hemos propuesto ver más allá y entender los gustos y conocimientos de cada persona. Queremos demostrar que su público meta se identifica con ellos y ellas por su autenticidad y por su saber, y por que no venden una realidad photoshopeadísima e inalcanzable hasta para ellos mismos. Vamos a buscar darle voz a una generación de jóvenes que quiere ver representación en sus medios — y a comunicar a nuestros clientes que, si no se adaptan a este cambio positivo de mentalidad, es posible que el tiempo los deje atrás —. Vamos a trabajar para inculcar primero la aceptación, luego el respeto y entonces la admiración por todas esas cosas que nos hacen diferentes, pero igualmente valiosos.

Con esto la idea no es solo que veamos un arcoíris más amplio de personas en los momentos clave de influencia en los medios o en eventos sociales considerados de alta gama. Yo lo veo como algo más grande: es poder decir firmemente “You better love”, pero no solo a los demás… sino también a nosotros mismos.

La belleza no es una pirámide, sino una pizza

Categoría: Maenadas
1346 vistas