Maenadas

Cuando me mudé a mi nueva casa, la cocina duró varias semanas hecha un desastre. No tenía la posibilidad de sentarme a organizarla como se debía. Sencillamente, el tiempo no me daba, pero el reguero constante me estaba afectando. Ahí fue que entendí el gran valor de un servicio como el de Casa al Día. Ellas vinieron y arreglaron todo.

Ahora, yo soy honesto con eso. A todo el que viene a mi casa y la ve tan arregladita le hablo sobre todas las personas que han ayudado a que esté y se mantenga así. Imagínense que, aparte de dirigir una empresa y tener una vida social y una vida familiar y ejercitarme y dedicar tiempo a mi aprendizaje, la sociedad también me exigiera tener la casa perfecta. Bueno, esa locura es exactamente lo que le pedimos nosotros a las esposas y madres y amas de casa. Y como nos encanta la competencia y ser pasivo-agresivos y hacer que el otro se sienta menos para nosotros sentirnos más, muchas personas no suelen revelar los servicios que permiten que nuestra vida parezca tan perfecta desde fuera.

Tenemos que ser más sinceros con nuestro backstage

Eso hay que cortarlo. Usted no es Beyoncé para decir que you woke up like this. Por la salud mental propia y de quienes nos rodean, tenemos que ser más sinceros con nuestro backstage. Vivimos en una constante competencia inconsciente, y eso se debe a que no mostramos todo el esfuerzo que requiere esa supuesta vida fabulosa.

Por eso, les voy a proponer lo siguiente: dejen de esconder a sus suplidores. ¿Usted vive tirando tela como la más Dua Lipa? Entonces diga la verdad: puede que el 70 por ciento de lo que usted se pone es o regalado o alquilado o vino por intercambio, y que usted use un estilista. ¿Trabaja 10 horas al día, se ejercita siete veces por semana y aun tiene tiempo de tener unos arreglos florales fabulosos que hasta parecen maridados con la botella de vino que se está tomando en esa Story? Diga la verdad: dé el número de su florista y agradezca al sommelier que le hizo un plan de suscripción y le manda tres botellas por semana, para que pruebe nuevos vinos echavainísticos. ¿Una sala con una decoración espectacular? Dele al botón y póngale la etiqueta de Instagram a su interiorista.

¿Por qué? Porque esta es una situación de doble vía: primero, al no hablar sobre los servicios de estos profesionales, los estamos subestimando. Segundo, porque también estamos subestimando la gran labor de edición, selección y casi curadoría que realiza una persona cuando escoge un suplidor y le comunica su visión. Ejecutar y crear, requiere mucho talento, pero elegir también. Por eso, si comparten sus suplidores, están hablando de su criterio y buen gusto… y sobre todo, están haciendo un regalo a la salud mental colectiva de sus seguidores en Instagram.

Pero me voy más lejos. Yo he vivido casos, profesionalmente, donde algunas personas no quieren ni pasarme el número de sus suplidores. Señores: ya hay tanto acceso a la información que esos nombres no permanecen escondidos mucho tiempo. Hay mucha gente talentosa abriéndose campo, y esos trabajos aparecen etiquetados como portafolio tarde o temprano en Instagram. Por eso, yo con tranquilidad doy el nombre de mi florista, de la imprenta donde hacemos las invitaciones, del fotógrafo, de quien sea… porque estoy claro de que el común denominador de todas esas ejecuciones es la relación que hay entre ellos y yo. Es una plena colaboración donde compartimos nuestra visión y la inteligencia logística para lograr una buena producción.

O imagínense que un suplidor puede tener miles de productos en su catálogo, pero es el buen gusto del cliente lo que hace que salgan esas agujas del pajar.

Démosle valor a nuestro gusto, a nuestro criterio, a nuestra visión

Todos nosotros tenemos que estar al tanto de cuánto vale un servicio, y apreciarlo y darle su mérito. Los servicios tienen un costo hasta más alto que los bienes, porque requieren aprendizaje, innovación, investigación. Pero también tenemos que estar al tanto de cuánto vale nuestro criterio.

Así que, no digan “I woke up like this” y escondan todo debajo de la alfombra. Digan “I woke up con este lewk en mente y Fulana con su varita mágica me ayudó a conseguirlo”. Démosle valor a nuestro gusto, a nuestro criterio, a nuestra visión, a la manera de emplear nuestro tiempo limitado de la forma más inteligente posible. Eso hace toda la diferencia.

ModaMaeno

Conocí a Le Blanc a través del concurso S.Pellegrino Young Talents, y yo, que soy tan amante de las camisas, quedé impresionado por la calidad de las suyas. Cuando el talento se une con las ganas, esa combinación da mejores resultados que un negroni, y eso precisamente es la fuerza detrás de la marca de moda de Angelo Beato y Yamil Arbaje.

Cuando les pedí una camisa a la medida, no solamente accedieron, sino que también me ofrecieron la posibilidad de hacer una camisa totalmente personalizada. Al decirles que era fanático de la camisa blanca pero que una extravagancia al año no me hacía daño, decidieron trabajar con lino negro y botones de madera –es una combinación de la elegancia tradicional con la frescura tropical, que grita «¡CASUAL!», pero por su color y detalles en piel me decía en secreto «Don Draper»–.

Tres semanas después me presentaron un ejemplar que llevaba un Post-It de Sin El Co como logo. Como podrán ver en las fotos y seguramente me verán en persona, los resultados fueron espectaculares.

maeno-gomez-casanova-le-blanc-1

maeno-gomez-casanova-le-blanc-2

maeno-gomez-casanova-le-blanc-3

maeno-gomez-casanova-le-blanc-5

New to Me

Este mes acumulé seis nuevos favoritos, y aquí los comparto con ustedes.

new-to-me_diciembre

[1] INSIDE OUT

¿Cómo con algo tan simple como unos muñequitos se puede aprender tanto? Eso me pasó viendo Inside Out, una historia que explica la importancia del balance en cada aspecto de la vida, pero sobre todo te deja con la enseñanza de saber lidiar con los cambios y tener la esperanza de que siempre vendrá algo mejor.

[2] LOS CLÁSICOS CONVERSE

Esto no es nuevo, pero es aun mejor: un clásico. Me dio con comprarme unos Converse, y ahora nos hemos vuelto inseparables. Si los compras negros puedes combinarlos con cualquier cosa, y hasta te sientes especial.

[3] LENTE CANON EF 50MM F/1.8 STM

Esto de bloguear me ha gustado mucho, y en mi constante búsqueda de todos los que inventan con fotos chulas veía fotos espectaculares y quería hacer algo similar… pero resulta que esas ideas en mi cabeza eran muy chulas, pero no todo lo que pasa en la vida real pasa en TNT. Así que descubrí que hay trucos para que esas fotos salgan espectaculares: con un lente Canon EF 50 mm f/1.8 STM uno sale en primer plano bien enfocado y el fondo todo borroso, y digo yo que hasta con una piel de Ken acabado de salir de la fabrica de Mattel. Si me preguntas científicamente qué hacen todos esos números, te responderé que no sé… pero de que las fotos quedan chulas, eso está garantizado.

[4] EL ÁLBUM 25

Después de haberle dicho Hello a todo el que se me cruzaba en la calle, por influencias de Adele, finalmente llegó 25, y es un álbum sin desperdicios. Todavía estoy en el proceso de aprendérmelas todas, pero les puedo decir que tengo a When We Were Young en repetición constante.

[5] EL SPRAY DE PINO

De la Navidad detesto los tapones, pero me encantan el arbolito y la comedera. Siempre he dicho que la época tiene un olor particular, y resulta lo encontré: es el olor a pino que había en la tienda D’Arquín cuando iba hace algunos añitos con La Doña del Moño, y me he reencontrado con él –y aun mejor, en spray–. Todas las mañanas le doy su debido baño al arbolito, a la corona y a cualquiera que se me cruce en frente.

[6] EL DOBLE BURGER

¿A quién no le gusta el doble sueldo? No he conocido la primera persona que diga que no. Resulta que la competencia de Mustard’s se acaba este mes, y no les puedo negar que han sido unos últimos días difíciles, pensando en que BodyIgnition podría pasarle a The Maeno Issue en ventas. Como eso no sucedió, ahora solo me queda un solo estrés: el Doble Burger de Angurria y los Come Crayones. No les daré muchos detalles, pero imagínense todo lo que les gusta por partida doble: un pastelito de doble queso, chimi-slaw, un nidito de plátano, doble carne, doble queso (cheddar y mozzarella), doble tocineta y un pan brioche de cheddar crujiente.

Abul Santo Domingo

Dicen que siempre dejamos lo mejor para último, y Manhattan es definitivamente lo mejor en un viaje por Nueva York. Caminamos, conocimos, comimos, y sobre todo disfrutamos de poder ver todo un mundo rodeado de calles que le dan sentido a ese término que la define de esquina a esquina: «la capital del mundo». Aquí les comparto mis puntos favoritos en la ciudad.

EL HIGH LINE
Viajar con un arquitecto te enseña a ver cosas que antes no entendías, o mejor dicho no sabías el origen: esto me pasó con el High Line. Me cuentan los manhataneros que este proyecto era odiado por todos los desarrolladores de edificios, porque era una línea de ferrocarril abandonada que se construyó en la década de 1930. Resulta que un grupo de locos pudo hacer este parque, un espacio donde puedes cautivarte con la magia de la ciudad pero con un toque de naturaleza –en otras palabras, no estás cantando con los pajaritos en Central Park, pero tampoco cruzando una calle entaponada con miedo a que un taxi amarillo te batee–.

1BR

2BR

3BR

BUBBY’S
Esas mismas personas que no creían en el High Line y solo querían subir torres se han dado cuenta del valor que ha cogido todo lo que rodea esta edificación, ya que los precios suben por segundo y todos los establecimientos viven llenos. Justo antes de subir nos paramos a comer en mi lugar favorito de todo el viaje: Bubby’s, un restaurante que se define como un «defensor de la mesa estadounidense». Para explicar ese lema: ellos están felices de que la gastronomía local siga evolucionando y vengan otras culturas a traer su comida, pero ellos van a hacer sus platos típicos estadounidenses, sin perder la esencia de su cultura. Aplauso para ellos.

En nuestra primera visita pedimos unos huevos benedictinos con panecillos de leche cortada, tocineta de la casa y unas hash browns, junto a un Double Decker Grilled Cheese de fontina y gruyere con aguacate y cebollas dentro de un pan de masa fermentada. El segundo día repetimos ese sandwich junto a una hamburguesa Double Bubby’s, y aparte probamos los macarrones con queso. Sobre este último plato: yo no como nada salsoso, pero yo no sé como fue que lo hicieron… no tenía esa acostumbrada crema pesada, y tenía una especia que todavía hoy estamos buscando qué pudo haber sido –¿Canela? ¿Nuez mozcada?–. Llegó un punto que Ramón Emilio no sabía si era una avena de desayuno o unos macarrones, pero lo que sí les garantizo es que estaba mortal.

4BR

5BR

6BR

EL WHITNEY (Y NO HOUSTON)
Como me pasé el viaje posando para fotos con mochilas, en paredes y cruzando calles, pensé que también era importante equilibrar con un poco de cultura. Esta vez me tocó ir al Whitney Museum, con una retrospectiva de Frank Stella; aquí pudimos apreciar alrededor de cien de sus obras, comenzadas a mediados de la década de 1950. También pudimos ver la exposición de Archibald Motley, donde pude ver el crecimiento de un artista en sus diferentes etapas, a pesar de estar enfocado en poder plasmar las características culturales de la sociedad afroamericana. A pesar de enfocarse en escenas musicales y de festejos, el retrato de su abuela, Portrait of my Grandmother, fue uno de los que más me tocó: hay toda una historia reflejada en ese rostro.

7BR

8BR

9BR

SOMETHING ROTTEN
Si vas a Nueva York y te gusta, como a mí, la producción, el arte, los vestuarios y lo bonito en general, Broadway es una parada obligatoria. En esta ocasión vimos Something Rotten, una obra sobre dos hermanos que escriben obras de teatro en la época del Renacimiento Inglés, donde Shakespeare era el David Beckham y ellos luchaban por poder tener su mismo éxito con alguna de sus obras.

10BR

11BR

A LO FASHION BLOGGER
Cuando me enteré de que Emilio Rodríguez, uno de los nuevos talentos fotográficos que está utilizando Maeno&Co, estaba en Nueva York, inmediatamente le pedí juntarnos para hacerme fotos para este blog. Nos juntamos con él en el High Line y de ahí seguimos hasta Cafe Cluny –el nuevo «it place» de Manhattan, recomendado por Michèle cuando me aseguró que iba a encontrar una celebridad ahí sin importar la hora, y quien no se equivocó cuando tuve al lado a Conrad Ricamora, el Oliver de How to Get Away with Murder–.

Maeno_NYC_012 BR

Maeno_NYC_019 BR

Maeno_NYC_035 BR

Maeno_NYC_042 BR

Para resumir: me hice un cambio de ropa en pleno Chelsea Market, porque por más chulas que vean las fotos, para llegar a ellas fue todo un proceso.

Maeno_NYC_031 BR

Maeno_NYC_032 BR

Y así terminó mi gira por Manhattan, y esta tan necesaria escapada a Nueva York.

Abul Santo Domingo

Ya al pasar de los Hamptons a la ciudad de Nueva York teníamos previsto ir a Brooklyn y darnos un pequeño baño hipster. Resulta que en esta metrópolis el Weather Channel es bien preciso, porque aunque leí el día anterior que esperaban lluvia, pensé que era igualito que en RD, que en cuando dicen eso no hay bloqueador que pueda contra el sol. Cancelamos el viaje con mucha pena, ya que era de las cosas que mas ilusión me hacía, prometiendo que íbamos a intentar ir el jueves. ¿Y qué pasó cuando llegó el famoso día? ¡Lluvia! Pero cuando creas que las cosas no están para ti, haz que lo estén: cogimos un paraguas, nos montamos en la parada del metro de Union Square, cogimos el tren L hasta llegar a Bedford Avenue, en el corazón de Williamsburg, y ahí comenzó la aventura.

Los planes que habíamos hecho para este día eran pocos: queríamos perdernos entre calles y paredes de colores, entrando a cada sitio que veíamos para curiosear el estilo tan particular que impera en ese vecindario –antigüedad sin verse antigua–. La primera parada que hicimos fue en Heatonist, una tienda especializada en picantes. Ramón Emilio, loco con los picantes, terminó comprando 8 frascos… los cuales yo estoy seguro voy a mantener bien lejos de mi ser al momento de estar sobre la mesa.

MaenoGómezCasanova_SalsasHeatonist

Los que me conocen saben que no como cuentos con mi pelo: me lo cuido mucho, siempre estoy atento a estar peinado; que si los productos, la humedad, el volumen y todo lo demás. Es algo mío y no me puedo contener. Resulta que mientras pasábamos frente a las puertas verdes de Fellow Barber, a Ramón Emilio le entró una furia por pelarse.

MaenoGómezCasanova_FellowBarber5

Entramos, y yo inmediatamente dije que a mí nadie me le iba a poner la mano a esta cabeza… pero mientras veía cómo lo pelaban fui experimentando algo nuevo para mí, una especie de pique interno de esos que hacen que quieras meterle el pie a una gente caminando. O sea, me llené de odio. Derek, con un estilo impecable salido de una Mad Men versión hipster, fue el barbero responsable de ocasionar este sentimiento. Él mismo nos confesó que luego de la peluquería, su obsesión es la moda, y para colmo resulta que hasta es el estilista oficial de la serie Boardwalk Empire. Cuando me mandé a correr a la recepción para que me programaran la cita inmediatamente después de Ramón Emilio, me dijeron que solo estaba disponible para unas horas después.

Ustedes están claros de que yo dije que sí.

MaenoGómezCasanova_FellowBarber4

Aprovechamos el tiempo para comer en Roberta’s, una institución de la pizza a cuatro paradas de distancia, en Bushwick. Cuando ves la entrada crees que es un lugar que ha estado deshabitado por siglos, pero ahí es que empieza la magia: en este edificio abandonado pusieron un horno de leña y bombillitos, y el espacio se fue llenando con toda la historia que la gente fue dejando.

MaenoGómezCasanova_Robertas3

MaenoGómezCasanova_Robertas2

Mi saludo fue «Hola, tráiganos una Margherita» –porque los que saben de pizza siempre me dicen que si pides una Margherita y está buena, todo lo demás será excelente– y una Four Emperors (salsa arrabiata, mozzarella, ricotta, capra con pepe, queso Asiago y semillas de ajonjolí). Estuvieron excelentes.

MaenoGómezCasanova_Robertas1

Luego volvimos al barbero, a ver si mi apuesta con Derek iba a ser positiva. Aquí están los resultados:

MaenoGómezCasanova_FellowBarber3

MaenoGómezCasanova_FellowBarber2

MaenoGómezCasanova_FellowBarber1

A quien le gusta conocer cosas diferentes, escuchar las aceras y los árboles explicarte por dónde doblar o dónde caminar, Brooklyn es el sitio para eso. En Williamsburg y algunas partes de Bushwick todo el mundo presume de vivir sin complicaciones y sin preocuparse mucho por su apariencia, pero queda claro que cada peinado, cada barba y cada vestuario parece sacado de una película indie con mucho presupuesto. ¡Gracias por las horas de entretenimiento, Brooklyn!

New to Me

¿Cuáles son mis seis nuevas obsesiones de la quincena? Aquí las comparto con ustedes.

NewToMe_Adele

[1] AMERICAN HORROR STORY:HOTEL

El horror y yo llevamos una relación amor-odio: me asusta, pero me gusta. Es por eso que que he estado obsesionado con American Horror Story desde su primera temporada, y ahora en su cuarta edición su versión Hotel me ha confirmado el asunto. Toda la historia toma lugar en un hotel creado en la década de 1920, con el art deco como protagonista de cada rincón… así que te quedas pegado a la televisión, a la computadora, al iPad, al iPhone o a cualquier artefacto que tengas que fabricar no solo para ver lo macabro, sino también para ver su belleza. La serie está disponible en iTunes y es transmitida por FX.

[2] HELLO. IT’S ME

Adele llegó y she had us at «Hello»: el nuevo sencillo de la artista ha sido un boom mundial. Pero aparte de que me encanta todo lo que ella hace, la estrategia de lanzar los primeros 15 segundos una semana antes fue la estrategia del año. Eso demuestra cómo con algo tan sencillo puedes causar un impacto enorme.

[3] THE MACRO MONSTER

Llevo tres días repitiéndome que la competencia es buena. Creo que es una forma de no llenarme de odio, ya que la hamburguesa del mes de los Body Ignition en Mustard’s está causando sensación. A todos les ha encantado… y no puedo negar que a mí tambien. OJO: Esta es la primera y última vez que digo esas palabras en público.

[4] DOLCE GUSTO

Si Maridalia decía que quien no sabe de amor no sabe nada, el que no sabe de café sabe mucho menos. A nuestra media isla ha llegado Dolce Gusto de Nescafé, una máquina que parece Robotina y que ha venido a revolucionar el arte del café. Las primeras variedades de sabores disponibles en el mercado local son Espresso, Lungo, Latte Macchiato, Cappuccino y Mocha.

[5] ADIDAS DROPSTEP

Estoy como en una temporada de querer ponerme tenis con todo, y desde que vi los Dropstep de Adidas, como que se fueron directo para el sur de mis piernas. Tienen un aire a Justin Bieber, sí… pero de vez en cuando uno se tiene que poner rebelde.

[6] EL KIMBALL DE WARBY PARKER

Como todo lo que algunos llaman defecto, yo lo llamo «¿Cómo podemos hacer ver esto chulo?». Mi miopía ha sido una manera de que yo sea fan de los lentes: me encantan, y quisiera algún día tener un clóset entero lleno de ellos. Encontré la marca Warby Parker, súper chula, con muy buenos precios, y los modelos se pueden pedir por internet con todo y tu receta. Yo me pedí el modelo Kimball, y desde entonces estoy feliz.