No importa si les gusta la música de Bad Bunny o no: hay que admitir que la persona y el artista tienen una narrativa conjunta muy ecuánime. Cualquier artista puede ganarse el título de desbocado o transgresor; muy pocos pueden tener el orgullo de tener una voz que impacte en cuestiones sociales y políticas. Benito ha logrado ambos de una forma creíble y, a mi parecer, muy efectiva.

¿Que muchos cantantes son rebeldes sin causa, usando ropa llamativa solo por el hecho expreso de ser llamativa? Cuando Bad Bunny usó una falda en el Tonight Show de Jimmy Fallon no lo hizo por joder la paciencia; lo hizo en honor a Neulisa Luciano Ruiz, una compatriota transgénero a quien los medios boricuas irrespetuosamente tildaron de “un hombre en falda” en las noticias de su asesinato. Desde su posición como hombre cisgénero, heterosexual y exitoso, y usando como canal una presentación musical, utilizó su visibilidad para dar un mensaje poderoso en nombre de todos los que no tienen su privilegiado nivel de representación. Pero encima de eso sembró una semilla en las mentes de su público, que en su mayoría es joven: no hay nada de malo en ser transexual, así como no tiene nada de malo ser un hombre heterosexual y usar falda.

Claro, que eso era solo un tentempié para el bombazo que fue después el vídeo de Yo perreo sola: no solo por el mensaje a gritos en contra del acoso femenino, sino también por el mensaje susurrado que fue el esfuerzo que puso en el detalle artístico de las piezas que usa su alter ego femenino. Eso es respetar. Bad Bunny es como un flautista de Hamelín, pero positivo: con la excusa de su música digerible está educando a la juventud sobre temas sociales profundos.

Y ahora me pregunto: ¿Qué puedo aprender yo de Bad Bunny? O más que esto, ¿qué pueden aprender mis clientes y las marcas dominicanas en general de su forma de actuar? Los consumidores buscamos autenticidad, inteligencia y ecuanimidad en las propuestas. Con el celular en mano poco a poco los consumidores dominicanos nos hemos convertido en los verdugos y castigadores de toda marca personal o empresa que tenga un chipeo. Pero lo mismo pasa en sentido contrario: gracias al internet estamos abriendo los ojos, y por eso celebramos las voces privilegiadas que con sus mensajes buscan cambiar nuestra sociedad para bien.

En un país tan machista, el aislamiento domiciliario por causa del coronavirus ha hecho que muchos esposos y padres valoren más el trabajo casero

Por eso quisiera proponerles un ejemplo sencillo pero necesario: en un país tan machista, el aislamiento domiciliario por causa del coronavirus ha hecho que muchos esposos y padres valoren más el trabajo casero. Los memes sobre fregar, cuidar los hijos, la limpieza de la casa y la organización mental que requiere hacer la compra del supermercado no se han hecho esperar. Muchos hombres están revalorizando el rol que injustamente les dejan exclusivamente a sus mujeres — da gusto ver sendos posteos de Alberto Fiallo, Alejandro “Argentarium» FernándezPoteleche en su noticiero —. Imagínense: una parte de esas mujeres trabaja el mismo horario que sus esposos, y aparte entonces tienen que tirarse encima la totalidad del manejo del hogar.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Alberto Fiallo-Billini (@albertofiallo) on

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Argentarium (@argentarium) on

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Rafael de los Santos (@poteleche) on

Déjenme compartirles esto que vi en el New York Times este pasado febrero: las mujeres en matrimonios heterosexuales experimentan los niveles más altos de trastorno psicológico, muy por encima de lo que reportan sus esposos. ¿Por qué? Porque estos dos últimos grupos no tienen que cargarse la casa y la familia enteras encima. hombre heterosexual, su machismo hogareño le está causando angustia y deterioro psicológico a su mujer.

Hay que normalizar esas tareas que no le quitan la hombría a nadie; más bien, son una muestra de grandeza y autoconfianza

¿Cómo pueden las marcas, desde su posición de privilegio, hacer su papel de Bad Bunny? La publicidad impacta nuestra forma de ver la vida; siembra una semilla en nuestras cabezas al indicar los bienes y las vivencias a los que podemos aspirar. Si la publicidad dominicana comenzara a enseñarnos que no tiene nada de malo encargarse del 50 por ciento de los menesteres del hogar, incluyendo la crianza de los hijos, pueden aportar a lograr una sociedad dominicana más positiva y menos sexista. Hay que normalizar esas tareas que no le quitan la hombría a nadie; más bien, son una muestra de grandeza y autoconfianza. Quisiera ver anuncios con padres cambiando pañales sin utilizar el recurso de la ineptitud para justificar que muchos no tienen instinto “maternal”. Quisiera ver artes con padres haciendo la tarea con sus hijos. Quisiera ver padres en el pediatra. Quisiera ver hombres haciendo la compra. Quisiera ver el yo-cocino-y-tú-friegas bien explícito. Quisiera ver marcas de alcohol presentando cócteles de colores para hombres y tragos con whisky para mujeres. Quisiera ver mujeres cambiando un bombillo y hombres lavando la ropa.

Sería muy simplista pensar que solo los políticos o los grandes empresarios pueden cambiar esta sociedad. Y sin embargo, nadie esperaría que un reggaetonero — con el sexismo histórico que arrastra el género — diera cátedras de feminismo. Por eso, aun desde nuestros pequeños roles quienes trabajamos en comunicación y publicidad podemos contribuir para crear la sociedad que queremos. Los creativos y creativas, ejecutivos/as de cuenta y gerentes de marca pueden hacer mucho con una estrategia sostenida de desmachificación de su comunicación. Así que, para aquellas personas que tienen ese poder, ¿se van a quedar callaítas o van a comenzar a perrear solas?

¿Qué pueden aprender las marcas dominicanas de Bad Bunny?

Categoría: Maenadas
8
6594 vistas

8 comments

  • Bravo!!! 👏🏽👏🏽

  • ¡Demasiado acertado! me encanto todo lo que leí. Quizás no sea una figura pública, pero todos tenemos seguidores, amigos, familias o conocidos a quienes podríamos compartirle este articulo y quizás También sembrar la semilla en ellos. ¡Muchas gracias por escribir esta pieza!

    • Todos somos figuras públicas ante quienes nos rodean. Mil gracias por tu aporte

  • Excelente!

    Todas las iniciativas que nos conduzcan a una educación actualizada al tiempo, dejando ya los complejos que históricamente tanto daño han hecho a un lado y al otro. Hoy es un buen día para empezar ya’….

    • Así es, empezar poco a poco. Muchas veces queremos cambios de la noche a la mañana y como se logran es minuto a minuto

  • Gracias Maeno por esta reflexión! Por dejarnos ver el mensaje subliminal y simbólico en un acto que parecía rebeldía cuando Benito apareció en falda, muy justa aún así ! También el quería que el
    Mundo supiera lo que había ocurrido en PR en ese entonces, me encanto tu punto de vista y cómo procesar la información para extraer lo positivo

  • Excelente artículo, sin desperdicios, bravo!!!

Comentarios cerrados